Artritis psoriásica

La probabilidad de contraer psoriasis o artritis psoriásica es la misma para hombres y mujeres, aunque las mujeres están en mayor riesgo después del embarazo o la menopausia. La artritis psoriásica puede presentarse a cualquier edad. Como otras formas de artritis, puede causar dolor, rigidez y falta de movimiento en las articulaciones afectadas. Con un diagnóstico temprano, serás capaz de controlar la enfermedad y prevenir el daño articular severo y generalizado.

Artritis psoriásica

En la artritis psoriásica, la inflamación en las articulaciones está asociada con la enfermedad de la piel, psoriasis. La psoriasis causa parches escamosos rojos en la piel llamados placas que pueden producir picor y dolor. Las placas pueden cubrir un área pequeña, por lo general en la cabeza, las rodillas, los codos y las nalgas, o un área más grande. La psoriasis también puede conducir al engrosamiento de las uñas y a la aparición de hoyos en las mismas.

La artritis psoriásica afecta a las articulaciones de las manos, los pies, las rodillas, los codos, las caderas o la columna vertebral, pero también puede afectar otras articulaciones. La inflamación también puede afectar a los tendones y a los ligamentos que hay alrededor de la articulación.

La artritis psoriásica es diferente de la osteoartritis y la artritis reumatoide. Por lo general, sólo se desarrolla si tienes psoriasis, aunque si tienes psoriasis, esto no significa que tendrás automáticamente la artritis psoriásica. Alrededor de una de cada 10 personas desarrollan artritis antes de que la afección cutánea aparezca.

La gravedad de la artritis psoriásica no se relaciona necesariamente con la gravedad en la que se encuentre en un momento dado tu psoriasis. Esto significa que puedes tener psoriasis grave y artritis escasa o nula, o bien psoriasis leve con artritis más grave.

Tipos de artritis psoriásica

Hay cinco tipos de artritis psoriásica:

  • Artritis simétrica: afecta a las mismas articulaciones a cada lado de tu cuerpo. Es muy probable que tener síntomas en varias articulaciones.
  • Artritis asimétrica: afecta a diferentes articulaciones a cada lado de tu cuerpo, por ejemplo, un par articulaciones de los dedos y una articulación de la rodilla.
  • Artritis distal interfalángica predominante (DIP): ocurre en las articulaciones cercanas a las uñas de manos y pies.
  • Artritis mutilante: conduce a una deformidad grave en los dedos de las manos y los pies y también puede afectar a la columna vertebral.
  • Espondilitis: artritis que se desarrolla en la columna vertebral provocando dolor y rigidez en la espalda y el cuello.

Síntomas de la artritis psoriásica

Sus síntomas pueden incluir:

  • Dolor en las articulaciones
  • cansancio y rigidez, sobre todo cuando te levantas por la mañana o después de descansar
  • Enrojecimiento e hinchazón alrededor de las articulaciones y los tendones afectados
  • Uo o más dedos enteros o de los pies se hinchan - esto se llama dactilitis, causada por la inflamación de las articulaciones y los tendones
  • Rango reducido de movimiento
  • Descamación de la piel con parches rojos inflamados
  • Conjuntivitis y enrojecimiento de los ojos conocido como iritis o uveítis

Causas de la artritis psoriásica

La razón exacta por la cual puedes desarrollar artritis psoriásica no se conoce en la actualidad, pero se cree que es un trastorno autoinmune.

Por lo general, el sistema inmunológico del cuerpo produce determinadas células que atacan a las infecciones. En una enfermedad autoinmune, algo ha salido mal y estas células atacan a su propio tejido corporal. En la artritis psoriásica estas células atacan las articulaciones y causan inflamación.

Puede haber factores genéticos que aumentan el riesgo de contraer la enfermedad, ya que hay evidencia de que ocurre más comúnmente en personas con antecedentes familiares con psoriasis artrítica. También se cree que las características ambientales pueden estar implicadas y algo fuera de tu cuerpo pone en marcha la reacción de tu sistema inmunológico.

Tratamiento de la artritis psoriásica

Esfuerzo personal: es vital seguir haciendo ejercicio de lo contrario los músculos alrededor de las articulaciones se debilitan y se vuelven rígidos. El ejercicio también ayuda a reducir el dolor y la rigidez y hacen más fácil para ti moverte.

Ejercicios para la artritis psoriásica

Hay tres tipos de ejercicios que te ayudarán. Son:

  • Fortalecimiento de los músculos alrededor de la articulación
  • Ejercicios de amplitud de movimiento para mantener el movimiento articular y mejorar la flexibilidad
  • Ejercicio aeróbico, como caminar, nadar, andar en bicicleta o hidroterapia (ejercicios supervisados ​​en una piscina)

Trata de hacer ejercicio todos los días, pero no te sobreesfuerces, no deben causar dolor agudo que es diferente de cualquier rigidez habitual que se siente. Si causan dolor agudo pon fin a estos ejercicios. No hagas ejercicios de fortalecimiento si la articulación está caliente o inflamada. Un fisioterapeuta, terapeuta ocupacional o su médico deberán adaptar un programa a tus necesidades y te ayudarán a encontrar el justo equilibrio entre el descanso y el ejercicio.

Un terapeuta ocupacional puede ayudar a hacerte la vida más fácil en el hogar y en el trabajo. Por ejemplo, si te resulta difícil mantener las cosas o moverse, él o ella puede proporcionarte asesoramiento y equipo para ayudarte a llevar a cabo las actividades cotidianas.

Existen tratamientos simples para ayudar a aliviar sus síntomas incluyen:

  • Tratamiento térmico o agua caliente alivian la rigidez articular
  • Hielo para reducir la hinchazón
  • Entablillar la articulación afectada
  • Electroterapia, por ejemplo ENET (estimulación nerviosa eléctrica transcutánea)
  • Técnicas de relajación
  • Trata de comer una dieta balanceada con muchas frutas y verduras. Si tiene sobrepeso, trata de perder el exceso de peso para reducir la presión sobre las articulaciones. Esto puede conducir a la disminución de la inflamación.

Existen pruebas limitadas de que tomar ciertos suplementos alimenticios que contienen ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a la artritis psoriásica. Los ácidos grasos Omega-3 también se encuentran en los pescados grasos como la caballa, el salmón y las sardinas y en algunos aceites vegetales de semillas y frutos secos.

Habla con tu médico si estás pensando en tomar cualquier suplemento.