Medicinas Sistemicas para la Psoriasis

Un tratamiento sistémico para la psoriasis es un tratamiento que afecta a todo el cuerpo (es un enfoque que se suele utilizar sólo en casos de psoriasis de moderados a graves). Se utiliza cuando la psoriasis cubre más del 10% del cuerpo. Con los tratamientos sistémicos, no se utilizan otros tratamientos como los tratamientos tópicos o la fototerapia.

Tratamientos sistémicos más comunes para la psoriasis

Existen varios tratamientos sistémicos que se pueden utilizar para tratar la psoriasis, algunos de ellos son:

Metotrexato para la Psoriasis

El metotrexato se toma por vía oral o por inyección. El metotrexato suprime el sistema inmunológico, lo que a su vez reduce los efectos de la psoriasis. Por lo general, se toma una vez a la semana y se tarda en ver los resultados de cuatro a seis semanas. Utilizado en el corto plazo, el metotrexato puede funcionar muy bien. Este medicamento actúa deteniendo los pasos involucrados en el rápido crecimiento de las células.

Medicinas Sistemicas para la Psoriasis

El metotrexato puede tener efectos secundarios graves. En el corto plazo, puede experimentar náuseas o fatiga. A largo plazo, el metotrexato puede causar daño a las células del hígado y la sangre. Asegúrate de avisar a tu médico sobre cualquier otra condición o problema médico que padezcas, ya que el metotrexato no es apropiado para las personas con enfermedades como la anemia, enfermedad hepática, u otras enfermedades. También se debe limitar el consumo de alcohol, ni si quiera un vaso al día ya que, en combinación con metotrexato puede ser suficiente para causar problemas hepáticos. Las mujeres que están embarazadas o que piensan quedar embarazadas no deben tomar metotrexato. Sus parejas también deben evitar este medicamento. Si tomas metotrexato, tu médico te realizará análisis de sangre regulares para controlar las células sanguíneas y la función hepática. Es posible que tenga que realizar biopsias hepáticas periódicas, especialmente si se tiene un historial de problemas hepáticos, hepatitis C, o alcoholismo.

Ciclosporina para la Psoriasis

La ciclosporina (Neoral o Sandimmune) es otro fármaco diseñado para suprimir el sistema inmune y el crecimiento lento de células de la piel. La ciclosporina se usa típicamente sólo en casos graves de psoriasis en el que nada más parece funcionar. Es un medicamento oral. Si bien puede ayudar a psoriasis, sus beneficios suelen durar sólo durante el tiempo que se usa. La ciclosporina también conlleva riesgos, puede causar problemas en los riñones, presión arterial alta y colesterol alto. Las personas que tienen sistemas inmunológicos débiles o las mujeres que están amamantando no deben usarlo. Las personas que reciben terapia PUVA (una forma de fototerapia) no deben utilizar la ciclosporina. Debido a su toxicidad, los expertos recomiendan que no se utilice durante más de un año de manera continuada.

Retinoides para la psoriasis

La acitretina (Soriatane) es un fármaco derivado de la vitamina A y afecta a la forma en que las células de la piel crecen y se esparcen. Por su parte, funciona bien con psoriasis pustulosa y eritrodérmica. Para la psoriasis en placas, funciona mejor en combinación con fototerapia. Este medicamento puede causar defectos de nacimiento graves incluso después de haber dejado de tomarlo. Las mujeres que usan este medicamento no deben estar embarazadas o planear estarlo en los tres años después de terminar el tratamiento.

MHidroxiurea para la psoriasis

Hidroxiurea para la psoriasis

La Hydrea (hidroxiurea) es un medicamento diseñado para tratar el cáncer. Tiene menos efectos secundarios que algunos de los medicamentos sistémicos más potentes. Sin embargo, es también menos eficaz. Tiene algunos efectos secundarios propios, tales como problemas en la médula ósea y un mayor riesgo de cáncer de piel. Hydrea no debe ser utilizado por mujeres embarazadas o que podrían quedarse. Está prohibido en algunos países.

Medicamentos biológicos para la psoriasis

El más nuevo y uno de los tratamientos más eficaces para la psoriasis severa es un grupo de agentes conocidos como biológicos. Se dirigen a la respuesta del sistema inmunológico que causa los síntomas de la psoriasis. La evidencia sugiere que estos fármacos tienen significativamente menos efectos secundarios que la terapia sistémica tradicional. Entre estos se incluyen Enbrel (etanercept), Humira (adalimumab), Remicade (infliximab) y Stelara (ustekinumab). Estos fármacos se reservan para casos graves ya que tienen un coste muy elevado.