Psoriasis Pustulosa

La Psoriasis pustulosa es una forma poco frecuente de psoriasis. Las personas con psoriasis pustulosa tienen protuberancias en la piel que se llenan de pus (pústulas). La piel debajo y alrededor de estas pústulas golpes es de color rojo. Los cambios en la piel antes, durante o después de un episodio de psoriasis pustular pueden ser similares a los de la psoriasis regular. Las personas con los síntomas habituales de la piel psoriásica presentan parches con piel levantada de escamas.

Tipos de Psoriasis Pustular

Psoriasis Pustulosa

La psoriasis pustulosa se clasifica en varios tipos, dependiendo de los síntomas. Pueden ser repentina y severa (aguda), a largo plazo (crónica), o intermedia (subaguda). Cuando es generalizada afecta a todo el cuerpo. También existe un tipo de carácter generalizado con síntomas agudos, fiebre y una reacción tóxica en los tejidos que se denomina el tipo Von Zumbusch. También existe la psoriasis anular, que es cuando aparece en forma de anillos (anular, o circinada).

Por lo general, las personas que tienen psoriasis subaguda o crónica no suelen tener síntomas aparte de los síntomas de la piel. Las pústulas pueden localizarse en las palmas y las plantas de los pies (psoriasis pustulosa palmoplantar). El tipo menos común es el tipo juvenil o infantil, que se produce en los niños.

La psoriasis pustulosa no es común. Sólo alrededor de 7,46 personas por cada millón tienen psoriasis pustulosa. La enfermedad ataca a todas las personas por igual, sea cual sea su raza. En los adultos, afecta a hombres y mujeres por igual.

En los niños, afecta a los niños un poco más a menudo que a las niñas. La edad promedio de las personas con psoriasis pustulosa es de 50 años. Raramente se ven afectados los niños de 2-10.

Síntomas de psoriasis pustulosa

En la forma general de la psoriasis pustulosa, la piel es inicialmente de un color rojo ardiente. Es posible que se tengan síntomas como dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, dolor en las articulaciones, sensación de malestar general o inquietud, disminución del apetito y náuseas. En cuestión de horas, pueden aparecer grupos de pústulas.

Los lugares más comunes de estas pústulas son la zona anal, genital y pliegues en la piel. Las pústulas pueden aparecer en la cara, pero esto es inusual. Las pústulas pueden aparecer en la lengua, lo que hace que sea difícil tragar. También puede aparecer debajo de las uñas, lo que hace que éstas se despeguen.

En un mismo día, las pústulas se pueden fusionar y formar grandez zonas de pus que se secan y se desprenden en forma de hojas. La piel debajo de una superficie es lisa y rojiza. En ella pueden aparecer nuevas pústulas. Estos episodios de pústulas que aparecen y desaparecen pueden durar días o semanas. Los pacientes se sienten incómodos y cansados. En dos o tres meses, puede producirse una fase en la que hay pérdida del cabello.

Una vez que las pústulas mejoran, la mayoría de sus otros síntomas (como dolor de cabeza y fiebre) por lo general desaparecerá. Sin embargo, en algunas personas, la piel puede permanecer rojo brillante y los síntomas de la piel con psoriasis pustular pueden continuar.

La psoriasis pustulosa anular es más común en los niños pequeños. Este tipo tiende a ser subagudo o crónico y los síntomas son menos severos que en el tipo generalizado. De forma anular, las placas (áreas elevadas) aparecen y son a menudo recurrentes. Las pústulas pueden aparecer en los bordes del anillo. Estas áreas de síntomas en la piel aparecen sobre todo en el tronco y también en los brazos y las piernas. Los bordes se expanden y se cura el centro.

La psoriasis juvenil o infantil, es generalmente leve. Rara vez se presentan otros síntomas además de los síntomas cutáneos. La condición suele desaparecer por sí sola.

Psoriasis pustulosa palmoplantar suele ser crónica y puede estar asociada a los huesos o la inflamación de las articulaciones. Las palmas de las manos o plantas de los pies son de color rojo con pústulas de color blanco o amarillo.

Causas de psoriasis pustulosa

Causas de psoriasis pustulosa

Al igual que con todos los demás tipos de psoriasis, no se han establecido aún las causas, lo único que se sabe con certeza es que es una enfermedad que afecta al sistema inmunológico. Sin embargo, existen algunos factores de riesgo que la pueden empeorar o hacer aparecer con más frecuencia.

Tratamiento de la psoriasis pustulosa

Las personas con la forma generalizada de la psoriasis pustulosa a menudo son internados en el hospital para asegurarse de que tienen la ingesta adecuada de líquidos y reposo así como para que no pierdan demasiado calor o tengan demasiada tensión en el corazón. En el hospital se aplican compresas a la piel y solución salina (agua salada) así como soluciones de baños de avena para ayudar a aliviar y curar las áreas afectadas. En los niños con psoriasis pustulosa, este tratamiento es a menudo todo lo que se necesita.